Buscar
  • Rakennus

LA DECORACIÓN DE TU HOGAR Y EL ESTADO DE ÁNIMO


El diseño de interiores tiene cierto poder psicológico, por ello todo lo que nos rodea afecta en cómo nos sentimos y en nuestras emociones, siendo así que el entorno físico puede mejorar o desmejorar nuestro estado de ánimo.


Desde el color que seleccionaste para tu recámara, una lámpara en tu escritorio, una ventana abierta o la iluminación de tu sala, puede modificar tu humor o en lo que quieres que refleje ese espacio y su funcionalidad.





TODO COMIENZA POR EL COLOR


Existen estudios relacionados con el color que comprueban que ciertos tonos ofrecen respuestas psicológicas específicas.


Esto ocurre en las temporadas, nos inclinamos más por un color que por otro, por ejemplo, en la primavera preferimos tonos fríos, vivos y coloridos, como el verde, azul y amarillo, por el otro lado en el otoño optamos los colores cálidos, como es el beige, mostaza y verde, pero ¿por qué ocurre esto? Por qué este cambio lo vuelve más amigable con las temperaturas y mejoramos nuestro estado de ánimo.


TONOS CÁLIDOS El rojo y naranja brindan una sensación de alegría y energía, pero al sobrecargarlo puede llegar a provocar un ambiente agresivo, la recomendación es utilizar estos tonos resaltando una pared o en un tapiz.


TONOS FRÍOS

El verde, azul y malva transmiten tranquilidad y relajación, brindando una mayor amplitud en los espacios pequeños, fomentando la creatividad y generando calma, en exceso pueden generar un ambiente depresivo.


OTROS TONOS En espacios como la sala, comedor y cocina, es recomendable incorporar tonos cálidos, como: beige, naranja y coral., combinado con muebles blancos y neutros, creando un ambiente amigable, sin embargo, en las recámaras es mejor incorporar colores fríos, como es el azul y gris, dejando las tonalidades fuertes como decoración, generando serenidad y privacidad. Si hay pequeños en casa, se aconsejan tonos pasteles, como el rosa, beige, verde claro, ya que provocarán cierta calma y un ambiente acogedor.



LA ILUMINACIÓN LO ES TODO


Como sabemos la luz que hay o entra a un lugar afecta incluso en nuestra concentración, cuando hay mucha luz aumentan los niveles de energía, y cuando hay una luz baja se vuelve un ambiente más depresivo.


La luz natural es la mejor, estimula la producción de serotonina y endorfinas, provocando una sensación de bienestar. Sin embargo, se pueden incluir lámparas en puntos estratégicos, creando un lugar iluminado y lograr aumentar la creatividad y el optimismo.



LA NATURALEZA


Las plantas o flores siempre tendrán un impacto positivo en nuestro estado de ánimo, aportarán vida, calidez y frescura a cada espacio. Disminuyendo el estrés, aumentando la productividad, concentración, y calmando el estado de ánimo. ¡Son ideales para rellenar rincones y darle vida al hogar!


¡Haz de tu hogar una emoción!

Adecua el espacio como a ti y a tu familia los hace sentir cómodos, al final es un reflejo de ustedes mismos. Crea un balance y armonía entre los elementos decorativos del hogar, haciendo uso adecuado de los colores, iluminación y naturaleza. Sin sobre-saturar, al sobrecargar un espacio, el cerebro se enfrenta a varios estímulos y colapsa, produciendo caos y agobio.


Existe una evolución en nosotros, por ende, puede existir en la decoración de tu hogar. Mantente abierto a los cambios, en temporadas como: primavera, verano, otoño, navidad, o solo porque te gustaría renovarte. ¡Los cambios son buenos y alegres!



53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo